Los mensajes de sustentabilidad del hotel Las Nubes Holbox - SUSTENTUR

Los mensajes de sustentabilidad del hotel Las Nubes Holbox

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Caminar mar adentro pisando “nubes” de arena aterciopelada es una sensación de ensueño. En pocos sitios es posible vivir la experiencia de adentrarse al mar hasta un kilómetro y que el nivel del agua apenas alcance a mojar las rodillas. Así es Isla Holbox, un pedacito de costa de cara al Mar Caribe al que se llega en ferry desde el puerto de Chiquilá, ubicado a dos horas de Cancún.
A Holbox se le conoce por una razón de 20 toneladas de peso: el Tiburón Ballena, un enorme pez de piel salpicada por lunares, que cada año, de junio a septiembre, migra hacia aguas caribeñas ricas en alimento. Su presencia desde hace casi 15 años atrajo turistas a Holbox, quienes además de vivir la experiencia de nadar con el pez más grande del mundo, encontraron en la isla un lugar de relajación, biodiversidad y atardeceres infinitos.
En esta ocasión soy parte de los turistas que llegan a la isla para celebrar la temporada del Tiburón Ballena y el Festival organizado en su nombre. Después de desembarcar, recorremos la costa por una calle de terraceria paralela al mar. La vista comienza a darle la razón a esos comentarios que pintan a Holbox como el paraíso. A la derecha, ese mar color turquesa que enamora, y a la derecha, hoteles de no más de tres pisos, rodeados de palmeras y otros árboles para mimetizarse con el entorno.

Al final de ese camino, está el último hotel de esta parte de la costa y nuestro destino: el hotel boutique Las Nubes, y literal, a la distancia las nubes coquetean con su reflejo sobre el mar. Las 28 habitaciones emergen entre la vegetación con espacios abiertos y ventilados. Al entrar al hotel, la conexión con el mundo virtual queda relegada a pocos espacios: el lobby y el restaurante; el objetivo de este “bloqueo” es que el visitante entable conexión directa con el paisaje, en especial ante la falta de televisión en las habitaciones, sería un desperdicio permanecer frente a una pantalla en un lugar donde los atardeceres no necesitan filtros.
Una amplia puerta de cristal da acceso a la habitación con vista al mar, garantía de relajación. El hotel Las Nubes nos da la bienvenida con una carta titulada: Que tu huella no te siga al paraíso.
Ustedes se preguntarán por qué es importante leer el mensaje, si como turistas lo que queremos es disfrutar del sol, la playa y las bebidas, por supuesto. Para comenzar Holbox no es lugar común; de hecho, quienes deciden visitar este lugar lo hacen por su belleza natural, es decir, diferentes ecosistemas que sirven de hogar a especies de plantas, aves y peces. Toda esta riqueza natural forma parte de la Reserva de la Biosfera Yum Balam, un área de 154 mil 52 hectáreas, otra razón de peso para atender los mensajes.
La carta explica aquello que por lo general los turistas ignoramos, pero forma parte fundamental de las operaciones de un hotel para contribuir con la preservación del medio ambiente.
Con un vistazo a la habitación es posible notar el cuidado en el uso y no uso de ciertos productos, que como dice la carta, ayudarán a reducir nuestra huella. Por ejemplo, el no uso de popotes ni otros plásticos de un solo uso, y me refiero a esos innecesarios objetos cuya vida útil es mínima, pero su presencia en el Planeta es casi eterna.
Al momento de la ducha da gusto encontrar productos de higiene personal biodegradables, otro punto a favor al igual que los mensajes invitando al huésped a reusar las toallas y reducir así el consumo de agua, un aspecto vital en una isla con una gran demanda de este servicio. Tan es así que el hotel Las Nubes decidió invertir en la instalación de una planta de tratamiento de agua que permite recuperar hasta 21, 600 litros del líquido al día, entre otras acciones como la instalación de 38 aireadores en todos sus grifos; este cambio permite reducir en 50% el flujo del agua y evitar desperdicio.
Descubriendo la habitación encontré un pequeño gran detalle: una bolsa de tela para usar en préstamo y evitar usar bolsas de plástico en caso de necesitar hacer alguna compra en tiendas del pueblo. Emoji de carita feliz.
Y así, los mensajes acerca del compromiso del hotel Las Nubes con el turismo sustentable están a la vista. Es bueno recordar que no solo los viajeros debemos informarnos sobre el lugar y los servicios que requerimos; también es responsabilidad de las empresas saber comunicar las buenas acciones, y la razón es simple, cada vez somo más los viajeros que abrimos los ojos antes estos mensajes.

Mientras degustamos los platillos con productos del mar, otro mensaje nos dice que en el hotel Las Nubes, el menú respeta las vedas. ¡Provecho! Finalmente, llega ese momento en el que todos en Holbox, locales y visitantes levantamos la mirada hacia el horizonte para ver cómo el sol se despide entre cortinas de intenso color naranja.

Relacionados

Videos Destacados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.