México se encuentra en el primer lugar en materia de recursos naturales del mundo, dice el último Reporte de Competitividad de Viajes y Turismo, que elabora bianualmente el Foro Económico Mundial; la organización sin fines de lucro fundada en 1971 y que tiene sede en Ginebra, Suiza, evalúa desde el año 2007 de forma bianual la competitividad turística de los países, a través de 4 subíndices, 14 pilares y 90 indicadores.

En su análisis de 140 países, ubica a España como el país más competitivo del mundo, seguido de Francia y Alemania. México ocupa la posición número 19, subiendo tres lugares en relación al año 2017.

Este año, México destaca entre los demás países en cuatro temas principales: recursos naturales, recursos culturales, priorización del país del sector de viajes y turismo e infraestructura aérea, en especial por la cantidad de asientos en vuelos nacionales e internacionales que llegan al país.

Número uno en recursos naturales

Destaca el reporte que los turistas consideran a México como un destino importante para las actividades de turismo de naturaleza y turismo cultural, ya que muchas de las búsquedas que se hacen del país en redes sociales o buscadores web tienen como fin temas relacionados con destinos de aventura, áreas naturales protegidas y patrimonio cultural tangible e intangible.

Posición de México en relación con otros países de América. Fuente: Travel and Tourism Competitiveness Report, WEF, 2019

Sin embargo, el país se coloca en los últimos lugares del ranking en materia de competitividad de precios, ambiente para los negocios, sustentabilidad turística y seguridad, donde desgraciadamente se han bajado 13 posiciones con respecto al año anterior, quedando como país en el lugar 126 de 140, calificado al mismo nivel que países como Brasil, Turquía, Mali, Guatemala y Trinidad y Tobago.

En materia de turismo sustentable, México se encuentra en el sitio 108 de 140, con importantes retos que cumplir, en especial en temas como la fuerza y el cumplimiento de las leyes ambientales y sociales, el stress hídrico que existe en el país y en muchos de los destinos turísticos del mismo, y la cantidad de especies amenazadas que el país tiene.