Málaga sienta las bases de cómo ha de ser la recuperación del turismo

manifiesto de Málaga
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El pasado 7 de junio, el mismo día que en España entraba en vigor el llamado pasaporte Covid, que permitirá que los turistas de la Unión Europea puedan empezar a viajar entre los países del continente sin restricciones ni cuarentenas, representantes del sector turístico andaluz se reunían en Málaga para establecer las bases de cómo debe ser la ansiada recuperación.

Fruto de ese análisis, en el que participaron representantes institucionales de la región, miembros de la academia, agentes de viajes, touroperadores o miembros de la patronal hotelera y de los diferentes subsectores turísticos, entre otros muchos, es el manifiesto de Málaga, que, como ya ha solicitado la Organización Mundial del Turismo (OMT) en varias ocasiones, establece la necesidad de que el nuevo modelo turístico nazca de la colaboración entre todos los actores, los destinos y la sociedad en su conjunto.

Igualmente, y esto es una alegría para todos los que llevamos años trabajando por la sostenibilidad, este manifiesto subraya que el turismo sólo podrá ser sostenible. El turismo tiene mucho que decir y que hacer para luchar contra el cambio climático y para contribuir a la conservación de la naturaleza; al igual que contribuye a la recuperación del patrimonio cultural y a la generación de empleo y riqueza.

Un turismo más sostenible, más respetuoso y más accesible. Esos son los tres pilares sobre los que el sector turístico andaluz entiende que debe pilotarse la recuperación del turismo en España y en el mundo. El manifiesto de Málaga -y eso también es importante- habla, además, de forma muy clara sobre derechos humanos, condiciones justas de trabajo y formación accesible para todos. No se habla de forma específica de innovación, pero entiendo que va implícito cuando resalta que las administraciones públicas deben incentivar aquellos proyectos que ofrezcan soluciones eficientes a los problemas del sector.

Resulta evidente que con un manifiesto no se va a cambiar la mentalidad largamente asentada en muchos de los actores turísticos, pero es una buena noticia que el resultado del año y medio de pandemia, con todas sus restricciones a la movilidad y con la profunda crisis económica que ha generado en tantos territorios, sea el convencimiento de que hay que ponerse en marcha para conseguir un nuevo modelo turístico. La partitura, desde luego, es buena. Ahora hay que esperar a escuchar el concierto. Éste es el texto íntegro del manifiesto de Málaga:

Manifiesto de Málaga

“El turismo mueve el mundo. Es hora de movernos nosotros para que resurja con fuerza.

En este punto de inflexión en el que nos encontramos, ha llegado el momento de replantear nuevas medidas y aptitudes hacia el turismo y todo lo que mueve a un nivel económico, social y político.

Es el momento de que los agentes que trabajamos en este sector, desde empresas, profesionales, destinos y turistas, nos unamos para compartir ideas, estrategias y soluciones a la hora de regenerar el turismo y hacerlo más adaptable a la nueva etapa que vivimos, más sostenible, respetuoso y accesible.

Por eso, hoy nos unimos con un manifiesto conjunto donde plantear y reafirmar las bases de este nuevo turismo.

El nuevo turismo aprende del pasado, se adapta al presente y se adelanta al futuro.

Es consciente de su relevancia como motor socioeconómico, priorizando medidas y políticas donde se respete y se promueva el bienestar social y económico de cada país, apoyando su desarrollo interno.

Priorizamos un turismo respetuoso entre receptores y visitantes, cumpliendo y velando por los derechos humanos, así como el respeto y protección de los animales y su bienestar, junto con la conservación de la flora autóctona del lugar.

Concienciándonos a nosotros y futuras generaciones a un turismo sostenible, protegiendo los recursos naturales, así como el patrimonio cultural del destino, promoviendo el consumo local y artesano para un desarrollo equitativo de su economía, y respetando las relaciones de convivencia que se generan entre el visitante y el receptor.

Un nuevo turismo que tiene en cuenta las medidas contra el cambio climático, reduciendo las emisiones de CO2 al planeta, teniendo en cuenta la conservación de la biodiversidad, y fomentando métodos más ecológicos para el transporte, el alojamiento y otras actividades del sector, contribuyendo en todo lo posible a reducir la huella contaminante y apostar por otras alternativas más sostenibles, cuidando así del planeta y sus seres vivos.

El nuevo turismo se trabaja desde las administraciones, las empresas, y los profesionales del sector, adecuando las políticas económicas y laborales en cuanto a la igualdad entre trabajadores, sin discriminación de sexo, y en unas condiciones justas, saludables y comprometidas con la conciliación laboral y los derechos fundamentales de los trabajadores.

El nuevo turismo debe contar con al ayuda de otros sectores que puedan complementar y mejorar la oferta turística, así como incentivar proyectos impulsados por administraciones públicas y privadas para la búsqueda de soluciones eficientes en transporte, alojamiento, estilo de vida… que contribuyan a un turismo más adaptable, sostenible e innovador.

También las administraciones y agentes dedicados a la difusión del turismo, la educación y la cultura, deben crear e impulsar planes educativos para niños y jóvenes, con el objetivo de fomentar la curiosidad y el conocimiento. Plantar esa semilla de la curiosidad, del vivir nuevas experiencias, visitando nuevos lugares para conocer de cerca la historia, la cultura, el arte y el idioma del lugar, así como educar en el respeto y la apuesta siempre por decisiones más sostenibles.

El nuevo turismo solo se entiende con la colaboración conjunta de todos: entes públicos y privados, empresas, instituciones, profesionales, destinos, receptores, visitantes… Es indispensable dar al turismo su importancia y puesto relevante como impulsor de la economía y como una de las apuestas por potenciar el desarrollo económico de cada país, con medidas sociales y económicas que siempre tengan su base en el respeto, la sostenibilidad y el desarrollo humano”.

Francisco-M.-Pastor

Colaboración especial de: Francisco Manuel Pastor Marín. 

Consultor especializado en comunicación turística desde hace más de 18 años. Actualmente trabaja en el Ayuntamiento de Málaga (España) como director de Información y Participación Digital. Es también facilitador de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y del Centro Internacional de Formación de Autoridades y Líderes (CIFAL), que depende de la agencia de Naciones Unidas UNITAR.

Sustentur

Sustentur

Primer portal de noticias especializado en Turismo Sustentable y Sostenible en México. Comunicando las buenas prácticas de empresas, destinos, gobiernos y organizaciones desde 2015.

Relacionados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.