No hay nada más complicado, pero también más relevante, que anticiparse al futuro. Si bien es cierto que hay quien asegura que el futuro se crea con las decisiones de hoy, existen factores de contexto van a marcar los siguientes años en el turismo. Y en Sustentur damos cuenta de estos.

1

Destinos y empresas Carbono Neutral

La alguna vez llamada “industria sin chimeneas” no es tan limpia como creíamos; y si bien el conocimiento del impacto del turismo en la emisión de Gases Efecto Invernadero (GEI) no es nuevo, sí ha tomado fuerza en el último año a partir de los compromisos internacionales (liderados por el UNFCCC y el WTTC) para lograr la neutralidad en el sector en el 2050.

También fue determinante la publicación del reporte “Transport Related CO2 Emissions of the Tourism Sector” de la Organización Mundial del Turismo y el fracaso institucional de la COP 25, que obliga al sector privado a hacer más cuando los países contaminantes no han asumido compromisos lo suficientemente ambiciosos.

El crecimiento proyectado en la llegada de turistas internacionales y los viajes aéreos (1,800 millones del primero para 2030 y 8,400 del segundo en 2029) generarán, si no se toman medidas urgentes, mayores emisiones de CO2e que contribuirán a intensificar el cambio climático.

Los destinos y empresas que no se sumen a generar acciones para enfrentar la “emergencia climática” se quedarán atrás en la meta global de ser carbono neutral, pero también se quedarán fuera de mercado, que cada vez es más consciente y exigente en el tema y que seguramente considerará sus emisiones como factor de decisión de viajes.

Nuestras acciones: A inicios de 2020, Sustentur presentará una gran iniciativa para apoyar a turistas y destinos en esta tarea, estén pendientes.

2

Hiperespecialización

En un mercado cada vez más competido, con las llamadas tribus de viaje mejor conectadas y con más herramientas de decisión, el desarrollo de productos a nichos muy especializados será una gran ventaja competitiva para empresas y destinos; esto no significa que el turismo de masas vaya a dejar de existir, al contrario, pero también el turismo se volverá más especializado.

Y es que las tribus de viajeros están teniendo cada vez mayor influencia en la conformación de los destinos, el desarrollo de experiencias turísticas y la promoción. Tal es el caso de los destinos que están posicionándose para un microsegmento de foodies que buscan comer orgánico, las experiencias de ciclismo de montaña en sitios silvestres, los viajes individuales (en especial para mujeres), entre otros que han obligado a los destinos a innovar para mantenernos en el mercado.

Los destinos y empresas que logren un equilibrio entre el turismo tradicional y el especializado, serán más competitivos y generarán mejores resultados en materia de llegada de turistas, pero también de beneficio local y redistribución de los ingresos.

3

Sobredensificación… otra vez

Hay quien afirma que es un tema pasado de moda, pero no hay que perder de vista que la llegada masiva de turistas a destinos poco preparados para contener el impacto que esto genera sigue y seguirá siendo, uno de los grandes retos del turismo mundial.

Las nuevas tendencias de viaje, las plataformas de turismo colaborativo, la cantidad de información disponible y la facilidad de viajar, generarán que los turistas se distribuyan más, pero no siempre mejor.

La gestión y manejo de visitantes de destinos y facilidades turísticas, el desarrollo de estudios de capacidad de carga y límites de cambio aceptable, los límites al turismo y las iniciativas para generar impuestos de sostenibilidad seguirán siendo nota durante los próximos años.

Estas reflexiones aplican también para otras actividades. Durante el último año estuvimos involucrados en la medición de impactos de grandes eventos para un importante destino en México, y uno de los grandes retos tiene que ver precisamente con la limitación en la cantidad de personas.

Los destinos mejor preparados para ello, quienes logren mejores resultados costo beneficio, utilicen la tecnología para mejorar los flujos de turistas e incluso implementen políticas de decrecimiento, serán más valorados que quienes no lo hagan.

4

Sostenibilidad hasta la cadena de valor

Dada la transversalidad del turismo, no se puede pensar más en lo individual sin considerar las interrelaciones entre los distintos actores que hacen que la “magia” suceda; es decir, sirve poco que una empresa implemente internamente acciones de sostenibilidad si sus proveedores dañan al medio ambiente o promueven la explotación infantil, por poner un par de ejemplos.

Las empresas y destinos líderes en turismo están trabajando en integrar en sus estrategias de sostenibilidad a su cadena de valor, incluyendo acciones como compras sostenibles, insumos de Km 0, políticas anticorrupción extendidas, certificación de proveedores, entre otras.

Estas acciones, además de asegurar congruencia en la operación, representan un valor agregado ante un mercado que está cada vez más interesado en saber de dónde vienen los productos y servicios que consume, y que busca la trazabilidad de los insumos que le está proporcionando la empresa turística.

Nuestras acciones: En la Península de Yucatán las oportunidades de vinculación son muy importantes, por lo que en 2020 estaremos analizando este potencial con empresas turísticas y productos de la Selva Maya, que sin duda traerá muchas oportunidades de generar vínculos comerciales en beneficios de los habitantes de la zona y de la conservación de sus recursos.

5

Adaptación al cambio climático

Sin duda, el cambio climático es un tema del futuro que se anticipó más de lo esperado. Los destinos turísticos empiezan a sentir ya los impactos del cambio climático, y aunque en algunos es más evidente que otros, en todos generará un cambio en la forma de hacer y gestionar turismo.

Desde disminución del acceso al agua potable, aumento de incendios forestales, sequías prolongadas, sargazo, lluvias torrenciales, pérdida de ecosistemas clave como arrecifes de coral, erosión costera y aumento del nivel del mar, por mencionar los más importantes, el análisis de estos impactos y la determinación de medidas de adaptación al cambio climático serán clave si queremos tener destinos exitosos en el futuro.

En lo personal, como consultor seguiré colaborando de cerca con el proyecto ADAPTUR en el fortalecimiento de capacidades en San Miguel de Allende, Rivera Maya y Riviera Nayarit – Jalisco para implementar medidas de adaptación al cambio climático con el sector turismo, con énfasis en aquellas que permitan proteger y conservar los ecosistemas.

6

Alineación a la Agenda 2030

En 2020 se cumplen los primeros cinco años del lanzamiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus 169 metas; será un año de mucha reflexión sobre qué tanto hemos avanzado y hacia dónde vamos.

Es claro que aún hay pocos destinos y empresas en turismo con compromisos puntuales de alineación a la Agenda 2030, y existe aún mucho desconocimiento de cómo hacerlo; quien no lo haga, no solo está dejando de lado su responsabilidad de contribuir a un mejor planeta, sino que también está perdiendo competitividad.

Nuestras acciones: En 2019 y 2020 tenemos el privilegio de colaborar en el desarrollo del primer instrumento de política turística alineado a la Agenda 2030, el Plan Maestro de Turismo Sustentable Quintana Roo 2030, una hoja de ruta que ayudará al estado y sus destinos a impulsar de forma más decidida la sostenibilidad.

Y esperamos que en los próximos años más estados, destinos y empresas vean la relevancia de esta herramienta de desarrollo sostenible e implementen acciones para construir un futuro sostenible.

7

Contar la experiencia

Si la sostenibilidad es una tendencia, si estamos desarrollando iniciativas, y si el mercado está interesado en estos temas y lo seguirá estando a futuro, ¿por qué no hablar de lo que estamos haciendo bien?

Pareciera que las empresas y destinos no han terminado de ver el potencial de promoción, relaciones públicas y valor de marca que tiene su patrimonio natural y cultural, pero en especial las acciones que se hacen para preservarlo.

No es un tema fácil, es claro, pero es extremadamente relevante en un contexto de noticias negativas que envuelve al país, y dada la necesidad de buscar un posicionamiento diferente; y la comunicación es también una buena herramienta para preservar tradiciones y costumbres.

En 2020, consolidaremos la generación de contenidos sobre la sostenibilidad de destinos y empresas turísticas, así como de la opinión de los viajeros, dando voz a más sectores y visibilizando sus acciones en nuestra plataforma colaborativa www.sustentur.com.mx

Epílogo

Enero de 2020 marca el inicio de un nuevo año, pero también de una nueva década, que estará marcada por cambios, incertidumbre y disrupción. Aquellos que mejor se anticipen al futuro (o mejor aún, quienes lo construyan), tengan mayor capacidad de resiliencia e innoven, serán quienes en 2030 voltearán a ver a los que se quedaron en el camino.

En Sustentur, esperamos que este 2020 sea un gran año para ustedes, que nos permitan seguir colaborando en este camino por tener destinos y empresas más responsables, y que reflexionemos, pero sobre todo actuemos juntos para construir hoy el futuro que queremos tener en 2030 y en adelante: un futuro sostenible.