El agua, el aire, el suelo y los servicios que prestan los ecosistemas son necesarios para el bienestar de las personas y del planeta, pero son recursos limitados, por lo que deben gestionarse con eficiencia, aseguró Rodolfo Raigoza Figueras, Director de Conservación de Grupo Experiencias Xcaret, a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Madre Tierra, el día de ayer 22 de abril.
El especialista aseguró que, independientemente de su rol en la sociedad, todas las personas, empresas, organizaciones y autoridades están en posibilidad de contribuir a ese cuidado, porque es la única manera de poder avanzar en el objetivo de retribuirle a la tierra, todo lo que se ha recibido de ella.

Al explicar cómo Experiencias Xcaret aplica ese principio, Raigoza Figueras aseguró que se trabaja con base en un modelo de sostenibilidad que cuida a las personas, la prosperidad y al planeta. Para este último nuestros pilares que que contribuyen a la protección del planeta y al aseguramiento de un futuro sostenible son la conservación de ecosistemas, uso eficiente de los recursos, conservación de especies de flora y fauna, bienestar animal y educación ambiental.
Lo anterior implica contar, por ejemplo, con sistemas de gestión ambiental para cada una de las unidades de negocio; plantas de tratamiento de aguas residuales; manejo responsable de los residuos con porcentajes de recuperación que promedian el 80%, cuando la media mundial en el turismo oscila en un 50%; así como la optimización del consumo energético, a fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; precisó Rodolfo Raigoza.

Dijo que Experiencias Xcaret tiene el privilegio y la responsabilidad de operar en ecosistemas muy variados, como selva, playa, mar, manglar, arrecife de coral, caleta, grutas subterráneas, cavernas y cenotes, lo que conlleva el gran compromiso de utilizar sus recursos de manera responsable, de protegerlos y renovarlos para garantizar su disponibilidad a las generaciones futuras. A su vez, indicó que Experiencias Xcaret desde 1990 sostiene buenas prácticas a favor del bienestar animal y la vida silvestre en México.
Es aliada de las autoridades federales, estatales y municipales en el resguardo y protección de especies afectadas por varamientos, accidentes, destrucción de hábitats y tráfico ilegal.
“Trabajamos en alianza con diversos centros de investigación, universidades, y organizaciones de la sociedad civil para sumar voluntades y multiplicar los resultados” dijo al puntualizar que la seriedad de sus programas de conservación de la tortuga marina, la guacamaya roja y arrecifes de coral tiene reconocimiento internacional.