Urge turismo con mayor conciencia del cambio climático: Dolores Barrientos.

Turismo conciente
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una cosa es clara, el reto que representa la atención urgente al tema de la triple crisis que enfrenta el planeta tiene que ver con la emergencia del cambio climático, la protección de la biodiversidad y la contaminación en todas sus expresiones.

Al participar en la conferencia virtual “Recuperación Sostenible del Turismo: oportunidades para México”, Dolores Barrientos Alemán retomó el llamado de Naciones Unidas al señalar: “No hay vacuna para el planeta y la naturaleza necesita ser rescatada”.

La representante en México del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ofreció a representantes del sector un panorama detallado de la situación global actual sobre estos temas, en los aún falta mucho por hacer.

Precisó que hay un millón de especies en peligro de extinción y que cada año se pierden 10 millones de hectáreas de bosques; la contaminación del agua y el aire mata a 9 millones de personas al año y la temperatura de los océanos alcanzó máximos históricos.

“Por eso es importante que sepan por qué no le llamamos crisis, sino emergencia. Si no entendemos esta emergencia climática como individuos, como comunidades, ciudades, como estados y naciones, no entendemos nada, pues la pandemia es un problema muy pequeño comparado con lo que nos viene con la emergencia climática”, destacó.

Dolores-Barrientos-Aleman
Dolores Barrientos, representante en México del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Atribuyó estas crisis al inadecuado modelo económico que sigue basando en la degradación de los recursos naturales, provocando una creciente inequidad social y mantiene patrones de producción y consumo ineficientes, que atentan contra los límites del planeta.

Mencionó que está en desarrollo un proyecto que busca la incorporación del riesgo por cambio climático en la cartera del Sistema Financiero Mexicano y que será punta de lanza en América Latina con el caso de México, el cual se diseñó junto con la Secretaría de Hacienda, Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

¿Cómo podemos hacer que el turismo del futuro sea verde y azul?

Consideró, con base en un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que la situación del turismo sigue siendo incierta y que la pandemia de Covid-19 sigue afectando a esta actividad, que en 2020 cayó a niveles históricos del 80%, con las respectivas repercusiones para la economía y el empleo.

Planteó algunas implicaciones de largo plazo para las políticas del sector turístico:

-La sostenibilidad: podría convertirse en una alternativa de turismo más importante, debido a una mayor conciencia del cambio climático y de los impactos ambientales adversos del turismo. 

-Turismo doméstico: los turistas domésticos son generalmente más sensibles a los precios y tienden a tener patrones más bajos de consumo.

Confianza del viajero: sigue en un sentido de baja confianza e incertidumbre. Esto se reduce a una baja en la demanda y el consumo del turismo que continúa después del “shock“ inicial del 2020.

-Comportamiento del viajero: esto incluye el surgimiento de nuevos nichos y segmentos de mercado y un enfoque mayor en protocolos de seguridad y sanitarios y experiencias turísticas que no requieren contacto.

-Seguridad e Higiene: factores para seleccionar destinos y actividades turísticas 

Déficit de habilidades: muchos empleos se perderán y los trabajadores con buenas habilidades migrarán a otros sectores.

-Reducción en inversiones: Se necesitarán políticas para incentivar nuevas inversiones en el sector para mantener la calidad en la oferta turística y promover una recuperación verde /sustentable.

Digitalización: incluido un alto uso de automatización, pagos y servicios que no involucren contacto, experiencias virtuales y oferta de información en tiempo real.

-Política turística: más reactiva en el largo plazo, moverse a sistemas más flexibles, que sea capaz de adaptarse fácilmente. Que el manejo de crisis sea fundamental, así como los temas de seguridad y salud.

Para finalizar, enumeró algunos de los retos del sector turismo en:

  • Promover la inversión.
  • Nuevos modelos de negocios.
  • Explorar nuevos nichos de mercado.
  • Abrir nuevos destinos.
  • Moverse a un modelo de desarrollo más sostenible y resiliente.
Norma Anaya

Norma Anaya

Estudié Periodismo y Comunicación en la UNAM. Por más de tres décadas he transitado por periódicos, TV, radio, revistas, medios digitales, locales, nacionales e internacionales en una de las mejores "escuelas": el Caribe Mexicano, foco de información para el mundo. De ahí mi particular interés por las empresas y los negocios vinculados al turismo y, desde luego, la sustentabilidad en el sector.

Relacionados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.