Tiburones y rayas valen más vivos: Razonatura - SUSTENTUR

Tiburones y rayas valen más vivos: Razonatura

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Los tiburones y rayas valen más vivos”, una frase contundente que buscar liberar a ambas especies de las redes que las mantienen en peligro de extinción. Para darnos una idea, en todo el mundo, tiburones y rayas son altamente vulnerables a la pesca; al menos 20% de 500 especies de tiburones y 600 especies de rayas de las que se tienen registro están en riesgo de desaparecer.

Conscientes de que esta situación mundial se refleja en el Sistema Arrecifal Mesoamericano, (SAM) la asociación civil Razonatura, dirigida por Olmo Torres Talamante, impulsa el Programa de Conservación de Tiburones y Rayas de Quintana Roo, que desde 2014 inició un proyecto que permitirá contar con una medida estadísticamente significativa de la diversidad y abundancia de tiburones y rayas en la Reserva de la Biosfera de Banco Chinchorro.

Collage Entrenamiento Belice¿Cuál es el aporte de Razonatura en la protección de tiburones y rayas?

Razonatura es una organización sin fines de lucro creada en 2007 por la creciente necesidad de apoyar e incidir sobre el desarrollo sustentable y la conservación de los recursos naturales en México. Tenemos como misión la conservación de la biodiversidad, así como la identidad cultural de las comunidades asociadas. Parte de la labor de los profesionistas que la integran es proponer alternativas para el desarrollo, y el uso racional de los recursos naturales con equidad social. Como muestra desde 2014, el Programa de Conservación de Tiburones y Rayas de Quintana Roo de Razonatura, inició el proyecto “Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro: Investigación, conocimiento y conservación de elasmobranquios mediante participación comunitaria e intercambio de experiencias”.
¿Cuál es la relevancia del proyecto y qué resultados concretos aportará?
Con este proyecto será la primera vez en todo México que se tenga una medida estadísticamente significativa, de la diversidad y abundancia de tiburones y rayas para un área determinada. Uno de los mejores ejemplos de este tipo de proyectos lo tenemos en Belice, donde se logró tener un censo de tiburones y rayas con el apoyo de pescadores capacitados para la labor de monitoreo. Así surgió la idea de replicar esta exitosa experiencia en Quintana Roo, y qué mejor lugar que la Reserva de la Biosfera de Banco Chinchorro. En resumen el proyecto dará una primera aproximación sobre la salud de las especies, que sumará a los esfuerzos por evaluar la salud del ecosistema arrecifal coralino en Quintana Roo. La primera fase del proyecto se ha desarrollado del verano de 2014 al verano de 2015. Así que pronto tendremos algunos resultados y perspectivas.
¿Qué objetivos se proponen alcanzar con el proyecto?

Un objetivo clave es capacitar a los pescadores de las tres cooperativas de Banco Chinchorro, en técnicas de monitoreo de tiburones y rayas utilizando intercambio de experiencias y conocimientos con investigadores y ex pescadores de tiburón de Belice. Otro objetivo fundamental es generar la línea de base de diversidad y abundancia de tiburones y rayas en Chinchorro. Asimismo, es importante incrementar el conocimiento y conciencia ecológica sobre elasmobranquios, todos aquellos peces que no tienen huesos sino un esqueleto de cartílago, su vulnerabilidad y rol en el ecosistema de la Reserva de la Biosfera de Banco Chinchorro, entre los pescadores y en escuelas primarias de Chetumal, capital de Quintana Roo.

escuelas¿Qué organismos participan en el proyecto?

Participan como socios la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la Reserva de la Biosfera de Banco Chinchorro y Maralliance, una ONG de Belice. Es de destacar que gracias al trabajo de varios años de Rachel Graham, directora de Maralliance y todo su equipo, se logró tener un censo de tiburones y rayas para Belice.

El proyecto a desarrollar en Quintana Roo está financiado gracias a la cooperación alemana del Fondo para el Sistema Arrecifal Mesoamericano (Fondo SAM/MAR Fund), cuya meta primordial es proteger la ecorregión del sistema arrecifal que incluye a México, Belice, Guatemala y Honduras. Adicionalmente se contará con la participación de biólogos y pescadores mexicanos, capacitados para hacer esta labor y continuar replicando la experiencia en otras áreas de Quintana Roo y el país.

¿Cuál es la situación actual en Quintana Roo?

En Quintana Roo la pesca comercial de tiburones fue muy activa entre la década de los años 70 y 80, hasta la llegada del Huracán Gilberto en 1988. A partir de ahí disminuyó el número de pescadores de tiburones. Sin embargo, en el norte del estado todavía es una actividad relativamente intensa, en tanto en el sur de Quintana Roo, prácticamente no hay pesca de tiburones. En concreto, las tres cooperativas de pesca rivereña de Banco Chinchorro no pescan tiburones. Los pescadores cuentan que hasta hace algunos años, por las noches, se veía rondar un barco tiburonero de mediana escala. Desde que dejó de aparecer el barco los pescadores perciben que hay más tiburones.

De acuerdo con el reporte del estado de conservación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) de 2012, de las 151 especies que habitan el Ecosistema Marino del Gran Caribe, 33% están amenazadas en algún grado o cerca de estarlo. Dentro de este grupo resaltan el pez espada, dos especies de tiburón martillo, dos especies de mako, toro, limón, caribeño de arrecife y tigre. De la rayas, la manta gigante y la raya águila. En el reporte se menciona que del 1990 al 2006, los arribos de pesca de rayas y tiburones cayeron en aproximadamente 50% en la región.

Otra referencia es el estudio realizado en 2010 por Christine Ward-Paige del Departamento de Biología de Dalhousie University en Nova Scotia, Canadá. Entre los resultados resalta que de 1,382 sitios de buceo, sólo en 762 (55%) se observó algún tiburón. De estos en 441 (32%) sólo se vieron tiburones gata, en 227 (16%) combinación de gata y algún otro tiburón, y sólo en 94 sitios (7%), se vieron tiburones que no fueran gatas. De los 76,340 buceos contabilizados, el promedio de veces que se vio alguna especie de tiburón fue 10 de cada 100 buceos, y si se deja de lado los tiburones gata, únicamente en tres de cada 100 buceos.

¿Cuál es el aporte de tiburones y rayas al ecosistema del Sistema Arrecifal Mesoamericano?

El SAM es el más grande del hemisferio norte y segundo en el mundo. Además de ser una fuente de recursos marinos y servicios ecológicos, el arrecife mesoamericano también es el sistema de soporte de vida para la región. En pocas palabras, de su estado de salud depende la salud y desarrollo para la región, y sus millones de habitantes. El turismo y la pesca son las actividades económicas más importantes en el SAM, y por consecuencia, en Quintana Roo.

Los tiburones y las rayas son depredadores tope en el océano; ayudan a mantener el balance entre las poblaciones de peces depredadores de niveles más bajos y sus presas. Los tiburones y rayas son un grupo de peces, elasmobranquios, que no tienen huesos sino un esqueleto de cartílago, la fertilización es interna por copula y tiene de 5 a 7 branquias a cada lado. Han evolucionado por más de 400 millones de años. Ya estaban bien diversificados cuando aparecieron los dinosaurios y fueron testigos de su extinción.

Actualmente, en todo el mundo, se han descrito más de 500 especies de tiburones y más de 600 especies de rayas. Ambas especies son altamente vulnerables a la pesca, ya que las características de su ciclo o historia de vida es similar a la de nosotros los humanos; en general se alcanza la madurez sexual para reproducirse entre 10 y 15 años, son longevos, tienen periodos de gestación muy largos, dan a luz pocas crías y después de dar a luz las hembras descansan un tiempo y no se vuelven a embarazar pronto. Debido a la pesca, las poblaciones de muchas especies han declinado dramáticamente. Como resultado al menos 20% de todas las especies de rayas y tiburones están en peligro de extinción.

Si los tiburones y rayas desaparecen, se rompe el balance del océano y muchas otras especies de peces desaparecerán. No habrá pesca comercial de langosta y peces que son fuente de trabajo de miles de pescadores y que nos proveen alimento. La actividad turística para observar tiburones ha crecido en los últimos años, convirtiéndose en una forma de aprovechamiento no extractivo sustentable.

¿Qué datos generales se obtienen en el monitoreo de tiburones y rayas?

La prioridad es saber si las poblaciones de estas especies están saludables. Para ello hay que determinar cuántas rayas y tiburones hay en un área determinada, cuántas especies y cuántos individuos de cada especie. También hay que saber las proporciones de cuántos son machos y cuántas hembras y si son maduros sexualmente o juveniles.

Relacionados

Videos Destacados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.