¿Qué haría usted si estando de visita en un Parque Natural se encuentra con un oso?

Opción A:  Salir corriendo

Opción. B: Quedarse inmóvil  

Opción C: Tomar una selfie con el animal

La Opción C fue la elegida por una joven en el Parque Ecológico Chipinque en Nuevo León. El video de este encuentro muy cercano con el “osezno” no solo es viral en las redes sociales, también abre el debate sobre el comportamiento de los visitantes y cuál deben ser las acciones posteriores.

Visitantes del parque captaron la escena desde diferentes lugares.  En uno de estos, una de las tres mujeres está de espalda mientras el oso, de pie, olfatea su cabello.

Otro video, capta a la mujer de frente y es cuando se observa que esta levanta su celular para tomar una selfie con el oso.  Luego, el oso parece alejarse pero regresa para olfatear de nuevo a la joven e incluso intenta jalarla con sus garras.  

En el video se escucha cómo las personas alrededor tratan de distraer al oso y recomiendan a las mujeres no moverse.

Oso baja en Chipinque y asusta a paseantes

Posted by Angie Dondon on Saturday, July 18, 2020

Como era de esperarse, el video se convirtió en noticia, una noticia que afortunadamente no fue de «nota roja».

La publicación en Facebook de uno de los videos sigue generando comentarios en torno a la “valentía” de la joven. “Impresionante”, “Qué miedo”, “Quiero ver la selfie”, son algunos de las expresiones en las redes sociales.  

Llama la atención la ausencia de comentarios sobre el comportamiento de la joven que tomó la selfie, o las circunstancias. ¿Fue un acto de valentía o un acto irresponsable?

¿La culpa la tiene el oso o quien se toma la selfie?

El Parque Ecológico Chipinque es un Área Natural Protegida de 1,791 hectáreas.

En un comunicado del 18 de julio, calificó el hecho como una «conducta anormal provocada por el ser humano».

“La interacción debió haberse evitado, lo indicado es alejarse ante la presencia del animal, sin embargo, vemos que la persona busca tomarse una selfie”.

El parque tomará medidas estrictas a los visitantes pongan en riesgo su vida y o de la fauna.

Este tipo de avistamiento no es inusual, por lo que es responsabilidad del visitante mantenerse alerta, agrega el comunicado.

A raíz del incidente solicitaron apoyo de instituciones para capturar al oso y darle “un adecuado manejo”, es decir, el oso pagará los platos rotos.

Alrededor de este episodio surge de nuevo el tema sobre nuestro comportamiento como visitantes.

¿Qué tanto sabemos de los lugares que visitamos y cómo comportarnos?

Cuántas veces hemos llegado a ciegas a un lugar sin saber que estamos visitando un Área Natural Protegida (ANP) ni el significado de esas tres letras.  

Nos quejamos sí, del cobro del brazalete por el uso del parque, sin entender que mantener estos lugares protegidos y conservados permitirá la sobrevivencia de especies de flora y fauna, como el oso.

De nuevo las redes sociales se convierten en el catalizador de opiniones diversas. Desde quienes aplauden la reacción de la joven, como quien cuestiona el funcionamiento del parque.

Ser visitantes de un ANP o realizar una actividad en donde es altamente probable el contacto con la vida silvestre conlleva una responsabilidad que comienza por informarnos sobre el lugar, y ni decir, sus reglas o recomendaciones.

Y antes de preguntar dónde pueden ver la selfie, mejor pregunten que será del oso; eso lo sabremos en los próximos días.

Y volvemos a la pregunta: ¿tú qué harías? Aquí algunas recomendaciones.