Repensar el turismo: ¿por qué y para qué? - SUSTENTUR

Repensar el turismo: ¿por qué y para qué?

Mujer en muelle. Repensar el turismo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

«Repensar el turismo” es el lema del Día Mundial del Turismo 2022 propuesto por la Organización Mundial del Turismo. Y tal vez la idea de reflexionar sobre esta actividad, que a primera vista pareciera una de las amables, divertidas e inofensivas del planeta, pudiera parecer ociosa.

Y es que, ¿qué impacto va a tener viajar, descansar, ir a lugares lindos, comer delicioso y convivir con gente nueva?

Probablemente, más de la que ustedes pudieran pensar, y por ello, nos hemos dado a la tarea examinar en este artículo el por qué desde Sustentur creemos importante repensar el turismo, y llevar la discusión hacia identificar para qué es necesario repensarlo.

¿Por qué repensar el turismo hoy?

El turismo es una de las actividades económicas más relevantes en nuestro planeta; genera alrededor del 10% de toda la economía global, produce 1 de cada 11 empleos, muchos de ellos para mujeres y jóvenes, en más de 60 países el turismo está considerado como la principal industria exportadora y representa la mayor fuente de divisas para un tercio de las economías en desarrollo y para la mitad de los países considerados menos desarrollados.

Es una actividad que también permite un intercambio positivo entre el turista y el residente, da la posibilidad de generar aprendizajes mutuos a través d experiencias significativas, y de contribuir a la conservación de la naturaleza, como en el caso del turismo en Áreas Naturales Protegidas; bien gestionado, es una herramienta poderosa de bienestar.

Pero el turismo también tiene su lado B; el crecimiento acelerado de turismo en los últimos años, en especial en las regiones emergentes del mundo donde existe poca planificación y poca preparación para hacer frente a la demanda, ha generado conflictos e impactos en los ecosistemas y las poblaciones.

Por ejemplo: el turismo, la mal llamada industria sin chimeneas, representa 8% del total de Gases Efecto Invernadero a nivel global, y existe un cálculo del Griffith Institute for Tourism que indica que en promedio, una habitación de hotel produce 8 toneladas de CO2e al año; por otro lado, el turismo produce 35 millones de toneladas de residuos sólidos por año y en sitios como el Mediterráneo se ha demostrado que la generación de residuos sólidos aumentó hasta un 30% en los meses de verano, lo que se correlaciona con la estacionalidad del turismo.

La cantidad de agua consumida por un turista es de 300 litros promedio, el doble del consumo de una persona promedio en su casa y de las 48,000 especies incluidas en la lista roja de UICN, 1,761 especies se encuentran amenazadas por el desarrollo turístico.

Impactos sociales del turismo

Desde el punto de vista social, la llegada de turistas puede ser un problema cuando hay poca planificación; 50% de los Sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO no cuentan con ningún instrumento ni acciones de planeación en turismo, aun cuando se convierten en atractivos turísticos importantes.

Hasta antes de pandemia, el turismo venía teniendo un impulso muy importante y solo en 2019, viajaron alrededor de 1,500 millones de personas a nivel internacional, siendo la cifra más en la historia.

Pero con ese impulso también empezaron a hacerse cada vez más graves los problemas; las noticias cada vez más daban cuenta del deterioro de espacios naturales, de la masificación de sitios, desde museos hasta sitios históricos y naturales (como la Muralla China o el Everest) y empezaban a gestarse cada vez más conflictos en ciudades como Venia, Barcelona como el overtourism (sobreturismo,) la gentrificación (expulsión de habitantes de los centros urbanos) y la turismofobia (malestar de la gente local con la visita desordenada de turistas).

Y en marzo de 2020… el mundo se detuvo. La declaratoria de pandemia por COVID – 19 limitó dos de las bases del turismo: la movilidad internacional, nacional e incluso local, y los encuentros humanos.

Y no hay duda de que vivimos la peor crisis de nuestra historia; en 2020 se movieron 74% menos turistas que en el año anterior, y el impacto de esta pandemia en el turismo se calcula que ha sido 18 veces peor que la que hubo en la economía general. Incluso hoy, hay territorios que siguen sin una apertura total al turismo.

Pero dicen que de toda crisis surgen oportunidades, y en este caso, la oportunidad de repensar el turismo.

¿Para qué repensar el turismo?

Hay muchos motivos para repensar el turismo; aunque es claro que, como he leído de un buen amigo, tal vez necesitamos más actuar que repensar. Pero, aun así, creo que en general, para muchas y muchos actores del turismo, es necesario usar este momento histórico para reflexionar qué hemos hecho mal, y qué podemos hacer mejor.

Una de las mejores cosas que he leído durante la pandemia, relacionada al turismo, es el libro electrónico Unlearn, del empresario y activista Bruce Poon Tip, CEO de GAdventures y Planeterra Foundation, cuya base es una reflexión profunda de todo aquello que debemos desaprender de lo que hemos hecho, para el resurgir de un nuevo turismo.

Necesitamos repensar el turismo para:

  1. No olvidarnos de la razón de ser de esta actividad. Ya en 1995 la Carta de Lanzarote sobre Turismo Sostenible lo ponía muy claro, y no sé en qué momento se nos olvidó que el objetivo del turismo no es traer más gente a nuestros destinos por traerla, sino generar turismo como una herramienta de conservación y de bienestar social.
  2. Hacer más evidentes sus impactos, y trabajar en minimizar y compensar los negativos y potenciar los positivos. No podemos seguir pensando que el turismo es bueno per se y apostando por llevarlo a todos los sitios donde encontremos oportunidad, sin antes hacer un análisis profundo de los posibles escenarios.
  3. Entender que no siempre más es mejor. Necesitamos, como lo han hecho muchas organizaciones e iniciativas como Future of Tourism, tener nuevas métricas en turismo. Olvidarnos del discurso de más cuartos, más turistas, más inversiones (aunque las haya) y centrarnos más en anunciar cuantas personas más se han beneficiado, cuál es el retorno e inversión social, cuántas hectáreas hemos conservado o regenerado a partir de esta actividad.
  4. Balancear y diversificar oferta; es decir, no poner todos los huevos en una misma canasta y apostar por un tipo de turismo, y de desarrollo cuando hoy, las posibilidades de tener muchos “turismos” que beneficien de diversas maneras los destinos, son cada vez mayores con la digitalización y el cambio de chip del turista.
  5. Mejorar el manejo, en especial en sitios frágiles como Áreas Naturales Protegidas, Sitios Patrimonio, comunidades rurales, que no necesitan llenarse de gente para ser exitosas, sino al contrario, necesitan tener mejores turistas y esquemas de gestión.
  6. Hacer énfasis en que vivimos no una era de cambio climático, sino de emergencia climática, y que el turismo es clave para disminuir las emisiones de carbono a la atmósfera, pero también necesita trabajar en adaptarse a los impactos futuros.
  7. No dejar a nadie atrás, y pasar de la exclusión a la inclusión en todos los sentidos, teniendo siempre en la mira que el turismo debe satisfacer las necesidades tanto de residentes (y, en primer lugar) como de turistas.

A repensar para lograr un futuro donde el turismo sea amigo, y no enemigo.

Este 27 de septiembre, les invitamos a analizar, cuestionar, manifestar, pero, sobre todo, a continuar el camino (o iniciar, si aún no lo han hecho) hacia la transformación del turismo, a convertirnos desde nuestras empresas, gobiernos u organizaciones en verdaderos motores de cambio, e incluso a ser mucho, pero mucho más responsables, a la hora de tomar nuestras decisiones como turistas.

El cambio es necesario desde antier, ya vamos tarde, pero el mejor momento de actuar, si es que aún no lo hacen, es hoy.

Vicente Ferreyra

Vicente Ferreyra

Vicente es un generador de cambio. Es fundador de Sustentur, empresa social con enfoque a turismo y sustentabilidad y es uno de los especialistas en turismo sustentable más reconocidos en México y Latinoamérica.
Alianza por el Turismo azul

Relacionados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.