Bajo un estricto control de protocolos sanitarios, Puerto Vallarta, en Jalisco, abre sus puertas al turismo para la temporada vacacional, con actividades en los sitios más representativos.

El lugar de veraneo se ha posicionado como un destino con prácticas sustentables que contribuyen al desarrollo económico, social y ambiental de la región, combinando experiencias entre el mar y las montañas.

Estero El Salado es el único estero urbano protegido en América con una extensión de 169 hectáreas, donde la principal vegetación es el manglar y es hábitat natural del cocodrilo.

Al sur de Puerto Vallarta se encuentra el parque nacional marino Los Arcos de Mismaloya, atractivo por sus túneles naturales formados en las estructuras rocosas sobre el mar. También es atractivo para la práctica responsable del buceo y esnórquel.

En el destino hay al menos 350 especies de aves endémicas; el avistamiento es una experiencia que se intensifica al caminar por comunidades como Paso Ancho, El Jorullo, Mismaloya y Boca de Tomatlán, por mencionar algunas.

Otra de las experiencias ecoturísticas se realiza en el Rancho Madre Tierra, hogar del Jardín Mágico, un mariposario que busca hacer conciencia entre los visitantes sobre el cuidado de esta especie.

Al sur del sitio vacacional se ubica el Jardín Botánico, uno de los 10 mejores en Norteamérica por su diversidad de plantas y flores nativas de la región y de México, incluyendo un conservatorio con más de 300 especies de orquídeas.

En el ejido El Jorullo se puede visitar el proyecto ecoturístico Canopy River, donde se puede recorrer en cuatrimotos el puente colgante vehicular más largo del mundo, con 470 metros de largo y 150 metros de altura, entre otras actividades extremas.

A 35 minutos del centro del destino se localiza la comunidad La Desembocada, un lugar con piscinas naturales de aguas termales ricas en minerales, que invitan a desestresar el cuerpo.

Puerto Vallarta cuenta con oferta de hoteles sustentables como Casitas Maraika, un sitio ecológico en medio de la selva tropical y la costa sur del puerto y El Grullo Naturista Hotel Boutique & Wellness Center, para hospedarse en íntimas cabañas.

También se enlista el hotel Xinalani, un eco resort que ofrece diversidad de retiros de yoga, meditación y terapias, así como Villa Azalea, que combina el mundo moderno y la experiencia de la montaña, el cual cuenta con una granja orgánica que provee algunos de los productos que utilizan en el restaurante.