Este aeropuerto protege al medio ambiente ¿cómo lo hace? - SUSTENTUR

Este aeropuerto protege al medio ambiente ¿cómo lo hace?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El Aeropuerto Internacional de Hamburgo, en Alemania, que espera registro al cierre de 2018 de entre 17 y 18 millones de pasajeros, no solo es uno de los más antiguos del mundo -inició operaciones en 1911-, sino que también fue el primer aeropuerto del orbe en recibir certificados medioambientales según Eco Management and Audit Scheme (EMAS) e ISO 14.001, por lo que asumió un papel pionero en la industria.
La terminal aérea, que es en tamaño similar el aeropuerto Internacional de Cancún, que por cierto en 2018 espera registro de 25 millones de pasajeros, es innovadora, respetuosa con el medio ambiente y ejemplar“. Como fuerte motor económico, el aeropuerto no sólo contribuye al desarrollo económico exitoso del norte de Alemania, sino que al mismo tiempo subraya su responsabilidad como empresa moderna y respetuosa con el medio ambiente, mucho más allá de los requisitos legales“, destaca la firma propiedad en 51% de la ciudad y el 49 restantes compañías privadas.
La información que comparte la empresa en su página web, ofrece una visión general de cómo el aeropuerto se enfrenta a los retos de la protección del medio ambiente y la sostenibilidad actual y futura.
Protección del clima y más Acreditación de Carbono del Aeropuerto: El Aeropuerto de Hamburgo alcanzó una nueva etapa en sus medidas para registrar y reducir las emisiones de CO2 resultantes de su operación. Después de que el aeropuerto haya recibido ya en los últimos años los certificados de Nivel 2 según la Acreditación de Carbono del Aeropuerto (ACA), el certificado de «Nivel 3» fue otorgado. Es el segundo más alto de los cuatro niveles de evaluación posibles de la ACA, un sistema europeo independiente de certificación de aeropuertos.
Además de registrar las emisiones «propias» y su reducción demostrable (nivel 2), el requisito previo para alcanzar un nivel de calificación más elevado era el registro adicional de las emisiones de usuarios importantes del aeropuerto, en particular las compañías aéreas. Además de las emisiones de los aviones, también se tuvieron en cuenta los desplazamientos de los empleados y pasajeros desde y hacia el aeropuerto y las emisiones de CO2 resultantes.
El certificado, que debe ser revisado y renovado cada año, es uno de los componentes clave del sistema de gestión medioambiental del Aeropuerto de Hamburgo. La certificación ACA se basa en el cumplimiento de los requisitos del Protocolo de Kioto para registrar y minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero. También debe existir un plan de acción que muestre cómo pueden reducirse efectivamente las emisiones generadas por el propio aeropuerto. El siguiente objetivo para la terminal es la certificación al más alto nivel 3+. Esto significa neutralidad de CO2 de las emisiones directamente influenciables de la operación del aeropuerto (las llamadas emisiones del Alcance 1+2).
Tecnologías modernas: Cuando en 2005 se desarrolló el prototipo de un tractor de remolque de equipaje propulsado por gas natural, el aeropuerto fue uno de los primeros clientes. Hoy en día, todos los tractores de equipaje y autobuses de pasajeros en el Aeropuerto de Hamburgo funcionan con gas natural y son repostados en el aeropuerto, utilizando dos tractores de equipaje. También ha probado el uso de la tecnología del hidrógeno en la práctica.

Concepto de movilidad 2020: El aeropuerto adoptó el concepto hace un año. Prevé equipar a más de la mitad de todos los vehículos con sistemas de conducción alternativos. Los vehículos de serie deben ser alimentados al 100% de forma alternativa. Las variantes convencionales con motores diesel o de gasolina sólo se utilizarán en casos individuales justificados y para máquinas especiales. El objetivo es convertir al menos el 50% de toda la flota a sistemas de propulsión alternativos para el año 2020.
Apagado de la APU: Las aeronaves necesitan energía para hacer funcionar sus instrumentos de a bordo, iluminación, calefacción y refrigeración incluso cuando están inmóviles en tierra. En la mayoría de los aviones, esta energía es generada por Unidades de Potencia Auxiliar (APU). Sin embargo, su uso provoca una enorme contaminación, incluso acústica. Por lo tanto, las APU se prohibieron ya en 2006. Un empleado del Departamento Central de Medio Ambiente comprueba en la plataforma si las APU permanecen realmente apagadas. La energía necesaria se suministra a las aeronaves en los muelles a través de la central térmica de tipo bloque del propio aeropuerto y a las posiciones de la plataforma a través de unidades móviles. Esta medida ahorra 9.200 toneladas de CO2 al año.
Tasas de despegue y aterrizaje basadas en las emisiones: El aeropuerto de Hamburgo también obliga a sus socios a proteger el medio ambiente. Desde enero de 2010, cobra a las compañías aéreas tasas de despegue y aterrizaje basadas en las emisiones, que representan entre el 7 y el 8% de la tasa total. De este modo, se estimulará económicamente a las compañías aéreas para que se decanten por aviones modernos y más respetuosos con el medio ambiente. Esto no genera ningún ingreso adicional para el aeropuerto, pero las aerolíneas con aviones más respetuosos con el medio ambiente son recompensadas. La carga se calcula sobre la base de las emisiones de óxidos de nitrógeno e hidrocarburos no quemados, que se producen durante el despegue y el aterrizaje y tienen un impacto principalmente local. De este modo, el sistema de carga de Flughafen Hamburg GmbH se ha complementado con otro componente medioambiental además de su escalonamiento en función del ruido.
Tecnología de la construcción: Los expertos todavía ven potencial de ahorro de energía, especialmente en el suministro energético de los edificios. Después de todo, alrededor del 70% de las necesidades energéticas del aeropuerto ya pueden ser satisfechas de forma comparativamente respetuosa con el clima por la propia central de cogeneración de calor y electricidad alimentada con gas natural del aeropuerto.
La tecnología de control se optimiza constantemente para este fin. Desde hace cinco años, el llamado laberinto térmico también se utiliza con éxito para la climatización ecoeficiente de los edificios de la terminal. El aire se aspira a través de dos torres situadas junto a la Terminal 1 (555.000 m³ de aire fresco por hora) y se introduce en el laberinto térmico. El calor geotérmico natural garantiza una temperatura equilibrada de aprox. 10 a 12°C durante todo el año. En verano, el aire de admisión del exterior se preenfriará aquí, y en invierno se precalentará mediante paredes deflectoras para garantizar el intercambio de temperatura con el suelo circundante. El aire con control de temperatura entra en los sistemas de aire acondicionado de las terminales y en la plaza del aeropuerto. El resultado: el rendimiento de los sistemas de aire acondicionado se reduce y se evita la producción de unas 400 toneladas de CO2 al año. También se lograron importantes mejoras en la eficiencia energética al cambiar la regulación del suministro de aire conectando la refrigeración de la Terminal 2 a la de la Terminal 1.
Menor consumo de electricidad: Se están aprovechando más las oportunidades de ahorro de electricidad tanto en la iluminación de los edificios como en la iluminación de las zonas exteriores y las pistas de aterrizaje. La tecnología LED y los detectores de movimiento se utilizan cada vez más en las habitaciones. Además, se está construyendo una red de contadores electrónicos con aproximadamente 2.000 contadores de energía para unos 100 edificios. Esto permite leer el consumo de energía en cualquier momento y determinar dónde se encuentran el mayor consumo y las posibles fuentes de error.
Árboles para compensar las emisiones de CO2: La protección del clima a través de los bosques tiene alta prioridad. Por esta razón, los viajes de negocios que no pueden evitarse por teléfono o videoconferencia han sido compensados por el «Bosque Climático del Aeropuerto de Hamburgo» desde finales de 2010. Entre 2006 y 2010 se plantó en Kaltenkirchen un nuevo bosque compuesto por una mezcla de hayas, robles, abedules, abetos de Douglas y alerces en tres zonas separadas que abarcan un total de 240,000 metros cuadrados. Según los cálculos, el «bosque climático» absorbe una media de 240 toneladas de CO2 al año en un período de unos 150 años.
Protección contra el ruido: A pesar del aumento en el número de pasajeros en los últimos años, la alfombra acústica se ha reducido en alrededor de un 40% desde 1997, gracias en parte al trabajo medioambiental activo. Como aeropuerto cercano a la ciudad, tiene una responsabilidad especial con sus vecinos. En los últimos 40 años, el aeropuerto invirtió más de 40 millones de euros en sus programas de protección acústica. En 15,000 apartamentos del barrio, las ventanas insonorizadas aseguran que el ruido permanezca en el exterior. Más de 9,300 ventiladores que absorben el sonido permiten que el aire fresco entre en los dormitorios y en las habitaciones de los niños sin tener que abrir una ventana.
El noveno programa de protección acústica se puso en marcha en 2012, tras la entrada en vigor de nuevas zonas de protección. Más residentes de Hamburgo tienen ahora la oportunidad de solicitar subvenciones para medidas de reducción del ruido en sus apartamentos y casas, y así protegerse aún mejor contra el ruido de los aviones.
Este programa de protección acústica, que se está aplicando en estrecha colaboración con las autoridades, el aeropuerto de Hamburgo es el primero en Alemania en establecer nuevas normas de protección acústica.

Tasas de despegue y aterrizaje en función del ruido: El aeropuerto de Hamburgo utiliza un sistema especial de tasas para apoyar el uso de aviones más silenciosos con el fin de reducir el ruido causado por el despegue y el aterrizaje de los aviones. En este sistema, los aviones ruidosos con una carga más alta.
Respetuoso con el medio ambiente: Desde diciembre de 2008, la línea S1 S-Bahn, que conecta el aeropuerto de Hamburgo con el centro de la ciudad en sólo 25 minutos, ha escrito una historia de éxito. Alrededor de seis millones de pasajeros al año utilizan la conexión ferroviaria desde la Estación Central de Hamburgo sin cambiar de tren. Además, cada vez hay más personas que viajan al trabajo. Además de los pasajeros, muchos de los aproximadamente 15,000 empleados de las compañías con sede en el aeropuerto también utilizan el aeropuerto S-Bahn como una alternativa agradable y respetuosa con el medio ambiente al transporte individual. Varios miles de empleados ya son propietarios de la HVV-ProfiCard. El S-Bahn funciona exclusivamente con electricidad verde y, por lo tanto, es neutro en cuanto a las emisiones de CO2. Muchos pasajeros y empleados ya contribuyen a la protección del medio ambiente en el trayecto de ida y vuelta al aeropuerto.
Las abejas como detectives ambientales: Decenas de miles de abejas comienzan cada año poco antes del comienzo del verano a recolectar néctar y polen de millones de flores alrededor del aeropuerto. La calidad de la miel y de la cera de abejas se examina en pruebas de laboratorio independientes para extraer conclusiones sobre la calidad del aire en el aeropuerto. Los «biodetectivos» suministran alrededor de 150 kilogramos de miel impecable anualmente desde 1999. Las abejas o la miel no pueden reemplazar las medidas exactas en esta forma. Sin embargo, además de las mediciones continuas de la calidad del aire realizadas por las autoridades y los cálculos de contaminantes hechos en el aeropuerto, proporcionan información adicional sobre la calidad del aire. Mientras tanto, varios aeropuertos alemanes y europeos han seguido el ejemplo de Hamburgo.
Medidas operativas: La protección del agua tiene un papel importante que desempeñar. En invierno, por ejemplo, las aguas superficiales contaminadas con líquido procedente del deshielo de los aviones se detectan y separan mediante un sistema de COT. Este sistema se desarrolló en el Aeropuerto de Hamburgo y fue adoptado por casi todos los demás aeropuertos alemanes debido a su eficacia. Las tecnologías de ahorro de agua se utilizan a gran escala en los servicios de construcción y en el suministro de agua de la central de cogeneración. La Terminal 1 también dispone de un sistema de aprovechamiento de aguas pluviales para el suministro de agua a todos los sistemas de lavado del área sanitaria. Con el fin de reducir las cantidades de residuos y producir la menor cantidad posible de residuos nocivos, el departamento central de medio ambiente estableció sistemas de recogida por parte de los fabricantes o proveedores. La compatibilidad medioambiental ya se tiene en cuenta en la adquisición de productos y materiales.
Investigación para la ecoeficiencia: Participa en el grupo de aviación de Hamburgo, diseñado para promover la investigación y el desarrollo en la aviación de la ciudad. La atención se centra en proyectos de protección del medio ambiente y ecoeficiencia. Entre otras cosas, el aeropuerto participa en la investigación para mejorar la eficiencia energética de los hangares y en el desarrollo de una pila de combustible multifuncional. «Green Airport 2030» es un ambicioso proyecto que el aeropuerto pretende llevar a cabo en cooperación con Siemens y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR). El objetivo es establecer límites máximos para todos los indicadores medioambientales desarrollados.
Mano de obra para la protección del medio ambiente y la sostenibilidad: La División de Medio Ambiente Central
Como aeropuerto cercano a la ciudad, tiene una responsabilidad especial con el medio ambiente y sus vecinos y, por lo tanto, ancló la protección del clima y la sostenibilidad en sus objetivos corporativos. Un total de 15 empleados trabajan en el departamento central de medio ambiente bajo la dirección de Axel Schmidt, el cual se fundó en 1989. Además de temas como la protección contra el ruido, el control de la contaminación atmosférica, la protección del clima, la gestión de la energía, la movilidad y la gestión de residuos, los empleados del departamento de medio ambiente también se dedican a la protección del agua, la conservación de la naturaleza y el avistamiento de aves.
Además, el Aeropuerto de Hamburgo participa en varios programas ambientales de la ciudad como parte de su asociación ambiental con la Ciudad Libre y Hanseática, incluido el compromiso voluntario de las empresas de la ciudad con la protección del clima, la calidad del aire y la movilidad de bajas emisiones, y la Iniciativa del Hidrógeno de Hamburgo.
A través de su participación en las asociaciones de aeropuertos Arbeitsgemeinschaft Deutscher Flughäfen (ADV) y ACI Europe, hay un vivo intercambio de información relacionada con el medio ambiente. Además, el personal de la Unidad Central de Medio Ambiente también asesora a otros aeropuertos, como el de Munich, Dresden, Sylt, Lübeck, Budapest, Tirana y Sydney, sobre la protección contra el ruido, pero también sobre otras cuestiones medioambientales. (Texto y foto: Norma Anaya para Sustentur)
 

Sustentur

Sustentur

Primer portal de noticias especializado en Turismo Sustentable y Sostenible en México. Comunicando las buenas prácticas de empresas, destinos, gobiernos y organizaciones desde 2015.

Relacionados

Videos Destacados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.