Banyan Tree Mayakoba, buenas prácticas a prueba de pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cuando el tema de sustentabilidad se considera parte de un proyecto hotelero -cualquiera que sea su tipo-, desde el momento mismo de su concepción, transitar por las prácticas de desarrollo en armonía, se da casi de manera natural.

Inclusive, en aspectos tan puntuales como la creación de un taller para la elaboración de papel y libretas -utilizando los desechos de papel del propio hotel-, que se donan a una comunidad cercana; o la utilización de los restos orgánicos para una granja porcícola comunitaria.

Es el caso del Banyan Tree Mayakoba que, sin “detener la marcha” a pesar de COVID-19 y lo que ha implicado para el sector turístico mundial, logró refrendar las certificaciones de EarthCheck y Rainforest Alliance hacia el último cuatrimestre de 2020 y se prepara para incorporar, en verano de 2021, una nueva categoría a su inventario: lujosas suites (villas) sobre el agua.

También, como parte del complejo Mayakoba, obtuvo el certificado en Calidad Ambiental Turística en el nivel de Desarrollo Ambiental 2, de la Profepa, primer destino en Quintana Roo y cuarto en México en lograr el más alto nivel de desempeño Ambiental en la región lo que respalda la funcionalidad de un hotel cuyo concepto arquitectónico se distingue, pues se inserta en un paisaje natural bordeado de senderos marítimos, manglares, flora y fauna nativa.

Banyan Tree paisaje

Desde 2009, cuando abrió sus puertas en la Riviera Maya con sus 121 villas, como parte de un ambicioso proyecto para apuntalar la oferta de turismo de lujo en la zona, se centró en políticas de sustentabilidad, -que es el fundamento de Banyan Tree Group-, y que, junto con el elevado nivel de servicio, le han significado el distintivo 5 Diamantes de la American Automibile Association (AAA), entre otros importantes reconocimientos.

Marcela Monteon, gerente de Sustentabilidad, explicó que el inmueble desde sus inicios mantiene como “pilares” programas en diversas vertientes con el propósito de disminuir el impacto de la operación, reducir la huella ecológica, y contribuir al crecimiento y desarrollo de la comunidad en la zona de influencia donde se ubica.

En entrevista con Sustentur, subrayó que «ni los huracanes de la temporada (2020), ni la paralización del sector por el tema del coronavirus los detuvo para priorizar el trabajo habitual en equipo en materia de certificación ambiental, que les permitió cerrar el período con el refrendo de sus insignias, siguiendo para ello procedimientos en modo híbrido, es decir, presencial y virtual.

Describió los procesos de operación de tal forma, que se asemejan a una máquina bien aceitada, pues abarcan aspectos como la separación y manejo de residuos (desde botellas de cristal, cartón, papel, hasta aceites quemados y residuos químicos o peligrosos, para reciclar lo más posible); optimización de energéticos (electricidad, agua, gas) y en general planes de atención para toda la cadena de la actividad, que se vincula hasta con el transporte del personal.

Precisó que desde 2019, el hotel Banyan Tree Mayakoba eliminó al 100% el uso de PET y popotes, es un hotel libre de plástico de un solo uso, y continúan con prácticas que permiten no solo hacer eficiente la operación y reducir impacto, sino también concientizar y educar a los huéspedes, a los colaboradores, además de llevar beneficios a las comunidades vecinas.

De esta charla, llamó la atención el taller de papel reciclado que realizan con los huéspedes, en el que aprenden a hacer papel, convirtiéndolo en libretas que se donan a la comunidad “Vida y Esperanza”. La gerente de Sustentabilidad comentó que desde 2019 a la fecha, elaboraron unas 600 libretas; tan solo durante el 2020 reciclaron 390 kilos de papel para hacer hojas.

Mencionó como parte de las acciones habituales, la labor de los colaboradores del centro de hospedaje (que en total suman alrededor de 430), con habitantes de las comunidades a las que apoyan, para realizar actividades como cambio de imagen en escuelas, limpieza comunitaria, de playas, actividades educativas, desayunos, reforestación, por mencionar algunas.

Para la empresa hotelera, el apoyo a la prosperidad social a largo plazo es fundamental para crear valor en las comunidades locales, lo que se logra mediante la creación de empleos, la educación, apoyo a las cooperativas artesanales, iniciativas de impacto comunitario, ayuda humanitaria y la conexión de los viajeros con la cultura y el patrimonio local.

Por último, la entrevistada mencionó como parte de la larga lista de acciones que emprenden, el paseo ecoturístico que brindan a los huéspedes por los parajes naturales del complejo Banyan Tree Mayakoba, como un atractivo adicional para que conozcan e interactúen con la biodiversidad y valoren la importancia de su conservación.

Relacionados

SUSCRÍBETE

Recibe todas nuestras noticias directo a tu correo.